Poemas

De "Escribió Dickinson"

1 (UNO)

Antonia era mi abuela.

Tu mujer quiere llamar a tu hija Antonia
y no sabe que Antonia era mi abuela
que además heredaba el nombre de su madre
para dárselo también a la menor de sus hijas.

Antonia era mi seudónimo
en los concursos de poemas.

Te recuerdo que mi abuela Antonia
se murió de tristeza
el año antes de que yo naciera.
Te recuerdo que era pobre y era enferma.

De "Un cardo ruso"

1

Pienso en tu pena, hermano,
y el corazón me pesa
como al viejo limonero
sus limones.

*

Te escribo para darte estas noticias:
el aguaribay ha florecido.
Los algodoneros eclosionan.
Las formas de las aves se dibujan
entre las altas ramas de los sauces.

*

Amanecí como una vaca.
Pacífica sobre el pasto.
Satisfecha bajo el sol.
Tan oscura y tan blanca
como otra vaca cualquiera.
Se humedecen mis ojos.
Son redondos y puros. 

2

De "Gibraltar"

1

Unas láminas de sarro se desprenden
y golpean las paredes de mi jarra.

Pienso en brillantes filamentos de mica
ocultos en la arena de los ríos.

Pienso en las mangas mojadas
que los poetas chinos
prefieren nombrar para no hablar
de sus lágrimas.

2

El olvido es un fruto que requiere trabajo.

Casi siempre tardío, pero rara vez dulce.
No es uva ni es la parra donde pende el racimo.

No es como la sombra que daría la parra
ni como sus raíces contraídas y bruscas.

Eva sin adán

¿La tumba del famoso cantante?
Tan silenciosa como las otras
¿La de la última reina?
Tan banal como las otras
¿La de los amantes promiscuos?
Tan vacía como las otras

 

----

Fue vida
Poseí cosas
Corazones
Coños

Fue vida
Desayuné en altos balcones
Besé desnudas coyunturas
Vomité en hondos callejones

Fue vida
No conocí día o noche
Risa o dolor consciente
No atesoré nada

 

 

-----

Correr tras el propio sombrero

Verna: ¿Qué estás rumiando?
Tom: Un sueño que tuve. Caminaba por un bosque, no sé por qué. De pronto se levantaba viento y me arrebataba el sombrero.
Verna: Y tú lo perseguías, ¿verdad? Corrías y corrías, hasta que finalmente lo alcanzabas y lo recogías del suelo. Pero ya no era un sombrero, sino que se había transformado en otra cosa, en algo maravilloso.

Pages

Subscribe to RSS - Poemas