Ensayo

El azaroso oficio del traductor

Traducir es algo más que pasar algo a otro idioma, es intentar hacer en éste una réplica de un texto. Pero la traducción de un poema no es como la copia de un pintor, que puede llegar a la perfección si el copista o el falsificador disponen del talento necesario y de los mismos materiales (para una obra del Renacimiento, por ejemplo, óleos, pinceles y tela de similares características a las que se usaban en esa época). El traductor de poesía, en cambio, no puede ni siquiera traducir literalmente un poema.

La poesía en el ciberespacio y la economía del don

La poesía en el ciberespacio y la economía del don: El Centro Electrónico de Poesía de Nueva Zelanda, los Archivos de Audio de la Universidad de Pensilvania y el Centro de Arte Vanguardista Ubuweb

Tomado con autorización de la revista ka mate ka ora (revista neozelandesa de poesía y poética) número 2, julio de 2006. (http://www.nzepc.auckland.ac.nz/kmko/02/ka_mate02_harrison.asp) Versión de Armando Ibarra

Apuntes sobre poesía y suicidio

 “Sin el suicidio la vida sería en mi opinión, verdaderamente insoportable. No necesitamos matarnos. Necesitamos saber que podemos matarnos”.
Emil Ciorán

Ciudad de fuegos

Para Medellín, una “ciudad cruzada de fuegos”,
 como recuerda Piedad Bonnett.
“La ciudad que amo / (…) la ciudad que aborrezco”,
como escribió el poeta.[1]

Tomas Tranströmer, el pianista del lenguaje

Paul Wittgenstein, joven pianista, recibió las nacientes detonaciones de la Primera Guerra Mundial sentado frente a un teclado, donde los días, sus signos, morían. Entonces, en las soledades de las calles, Paul es reclutado para la ofensiva. El soldado se hincha de guerra y cae: cae herido en las tierras de Polonia, donde las cartas, agotados lo recursos, se escribían bajo el lucero del alba en el tronco de los árboles. No muere, pero su brazo derecho es amputado. Fue menester que, poblado de caída, de pesadez, fuera llevado a Siberia.

Esquirlas trágicas de la literatura alemana

Hermoso como para matarse, fue la expresión del poeta romántico Heinrich von Kleist, cuando escuchó cantar a Henriette Vogel.

Con ella habría de suicidarse tiempo después a orillas de un lago en el camino de Postdam, no sin antes negarse a cenar y tras dejar una escueta nota en la pieza del hotel en el que se alojaban. “Cenaremos mejor esta noche”, escribió en la esquela, como si la muerte fuera un banquete de bodas, como si la muerte fuera un secreto de suave misterio compartido.

Escribir y leer: la partitura de las palabras

Hay un momento en el que el escritor alza su voz y aprecia como sonidos todo aquello que eran dibujos, entonces se produce un milagro; lo que había escrito, lo que había articulado como grafismos, se convierte en una criatura sonora y cobra una nueva dimensión.

Dos miradas a la obra de Juan Rulfo

1. Pedro Páramo

Que tu corazón se enderece:
quí nadie vivirá para siempre.

Nezahualcóyotl

Asombra el caudal de poesía que hay en Pedro Páramo, la novela de Juan Rulfo publicada en 1955, el mismo año de la segunda edición de su Llano en llamas.

Antes de escribir estas líneas

Antes de escribir estas líneas durante varios días dejé un papel en blanco sobre la mesa. Lo miraba en las mañanas cuando salía a mis obligaciones, y allí estaba: blanco, rectangular y vacío.

Cuando regresaba por las noches continuaba exactamente igual. Nada lo había alterado. Seguía en el mismo sitio: blanco, rectangular y vacío. Transcurrieron algunos días y, finalmente, perdí las esperanzas y comprendí que nadie lo haría por mí. Tenía que escribir lo que estoy leyéndoles.

Buscando formas en la pradera de nieve

Durante el tiempo en el que la poesía fue oral, se fueron formando ciertos patrones rítmicos a los que el poeta podía echar mano en el momento de crear el poema, patrones asimilados en la escucha. Con la llegada de la imprenta y la publicación de libros, el poeta y el lector se enfrentaron con la página, con el espacio, y esto fue cambiando la manera de hacer poesía, ya no existía un oyente sino un lector. Por supuesto que el cambio no se produjo de un momento a otro; es más, algunas formas medidas y rimadas perviven en la tradición popular.

Pages

Subscribe to RSS - Ensayo