Autores colombianos

Un árbol

¿Qué otra cosa es un árbol
más que libertad?

Gustavo Cerati

Un árbol es un brazo masculino
con dedos femeninos

En otoño la mano se hace huesuda
pero la primavera la enguanta de hojas y pájaros

Crece desde las entrañas de la tierra
su mano cerrada se abre paso
entre rocas y alfombras de caliza

Rompe andenes
abajo deja casas y alumbrado público

Sus dedos exprimen frutos de luz.

Faquir

Hoy tomé sopa de vidrios
mi mujer cortó triángulos de agua

Los adobó durante horas
con terrones de incertidumbre.

Pesca nocturna

Un borracho orina el andén

¿Qué pez trata de pescar?

¿De qué profundidades emerge
ese hilo ambarino?

¿Qué muerde la carnada
en las aguas de concreto?

Canela mística

Yo oro mirando a mi gata
Su ronroneo adentro es un mantra
Toda su vida es un canto de contemplación

Yo rezo viendo vivir a mi gata
Sus pasos son una lenta peregrinación
y su sueño es una confesión
de ella con ella misma,
mística comunión.

Yo alabo a las diosas
Acuclillada en su oceánica mirada
Expío todos mis pecados
Cuando sufro por su encierro.

Deméter

“Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte a dentelladas secas y calientes,
 quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera y desamordazarte y regresarte.”

Miguel Hernández

 

Rasgar la tierra
separar las piedras
las uñas negras
adoloridas
los dientes entierrados
los zapatos ahogados en café.

Una pregunta sola
abandonada a su suerte en el subsuelo…

¿A dónde yo? ¿A dónde nosotras? ¿A dónde Ellos?

A la comunidad de altos de la Virgen, en Medellín,
 víctima de un segundo incendio provocado por actores armados.

Buscar entre cenizas el yo
Las fotos de una historia repetida y huérfana
Hurgar entre escombros para encontrar un hilo, un tejido,
La raíz tantas veces arrancada.

¿A dónde mi muñeca, mi perro, mis peces
Los pollitos, el gato
Mi ropa, el cucharón
La foto de mi hijo en el ejército,
Y la de mi primera comunión?

Poema de amor con serpientes, erizos y palomas

 

A Osvaldito
que me enseñó a atraparlas

I

El camino serpeaba entre yerbajos
Me topé con dos serpientes que formaban un nudo
                                                                           movedizo
—Hacemos el amor
Me dijeron con sus ojos de serpientes al sentirse
                                                                  observadas
Yo les arrojé la camisa que llevaba puesta
No para cubrir su desnudez sino para atraparlas
Para atrapar el amor con todas sus escamas

Poeta

Sospecha de mí

Es sano sospechar de un poeta
que ha publicado su sexto libro
Mejor aún
sospecha a partir del tercero

Tout le rest pudiera ser literatura
Trampa
Lánguida hipoteca al oficio

Pronto habré publicado el séptimo

Juro que no soy Pedro
pero ya he negado seis veces
Y aun no canta el gallo

Jacob y el ángel revisitados

Comprendo que no soy un perro
porque no levanto una pata y orino
cuando encuentro una pared o un árbol

Comprendo que no soy un ángel
porque me dejo caer de un sexto piso
y salta en añicos mi precario vuelo

La idea de un ángel/perro, de un ang—rro
                                           no me desagrada

Pero tan pronto la imagino, el ángel se llena de filos
y el perro confunde al ángel con un árbol
e inevitablemente levanta su pata

Casida del niño sin manos

Llevo en mis manos una rosa herida
Como si llevara mis manos heridas,
Como si fueran mis manos la herida
De una rosa que ha herido mis manos.

Llevo el viento en mis manos
Donde llevaría la rosa
Que llevarían mis manos
De ser el viento mis manos en la rosa.

Y así vivo, triste monarca
De una estrella triste-
Eomo todo lo que pasa
O las cosas que se le parecen,
Mientras pienso en bandadas
De lejanos abrazos.

Pages

Subscribe to RSS - Autores colombianos