Número 24

Fecha: 
09/2016

24

En 2015 la editorial Letras Cubanas publicó el libro El árbol en la cumbre: nuevos poetas cubanos en la puerta del milenio; selección de Roberto Manzano y Teresa Fornaris. Para este número se realizó una selección de 25 de los poetas incluidos. Todos los poetas allí reunidos nacieron antes de 1975, cuyas "adolescensias y juventudes acontecieron en especialísimas circunstancias que marcaron" el mundo cubano y reflejan "una poesía de la experiencia predominante que prioriza la ansiedad de la comunicación y el testimonio de la vivencia".

Elegía por Ernest Hemingway

Ahora por primera vez en la noche de tu muerte
Tu nombre se menciona en conventos, “ne cadas in
obscurum”.

Ahora al sonido de una verdadera campana, tu historia
Llega a su final. Ahora,
Hombres en monasterios, hombres de réquiems, familiarizados con
La muerte, te incluyen es sus oficios.

Te levantas anónimo entre miles, esperando en
La oscuridad de grandes estaciones en los confines de paises
Conocidos solo por el que ora, donde los fuegos, esperamos,
No son despiadados y no carecen de fin.

Afinidad íntima

Mientras iba hacia tu casa para festejar el amor,
Vi en una esquina
A una anciana mendiga.

Tomé su mano,
Besé su delicada mejilla
Y hablamos.

Sentí su afinidad íntima conmigo.
Éramos de la misma especie.
Lo sentí de inmediato
Igual que un perro
Reconoce por su olor
A otro perro.

Le di algo de dinero.
No podía separarme de ella.
Después de todo, uno necesita
A quien es tan cercano.

Y entonces ya no supe más
Por qué razón
Me dirigía hacia tu casa.

Testimonio

Algunas veces
La montaña
Se esconde de mí detrás de un
Velo de nubes.
Algunas veces
Soy yo quien se esconde de la montaña,
Detrás de un velo de distracción, apatía o fatiga,
Cuando olvido o cuando me niego
A bajar a la playa, o a salir unas pocas yardas
Al camino, en un claro día
Para dar testimonio de su presencia.

Gansos salvajes

Tú no tienes necesidad de ser bueno,
Tu no tienes que cruzar de rodillas el desierto, arrepintiéndote.
Solo tienes que dejar que el dócil animal de tu cuerpo
Ame lo que ama.
Háblame acerca de la desesperación, la tuya, y yo te contaré de la mía.
Mientras tanto el mundo sigue andando.
Mientras tanto el sol y los claros guijarros de la lluvia
Van surcando el paisaje,
Sobre praderas y hondos valles,
Sobre montañas y ríos.
Mientras tanto  gansos salvajes, arriba en el limpio cielo,
Se dirigen de nuevo a casa.

No puedo ayudarte

Pobre polilla, no puedo ayudarte
Solo puedo apagar la luz.

Vista con grano de arena

Lo llamamos un grano de arena,
Pero él no se denomina a sí mismo ni grano ni arena.
Está perfectamente bien sin nombre,
Bien sea general, particular,
Permanente, pasajero,
Adecuado o incorrecto.

Cantando locamente en las montañas

No hay quien no tenga entre los hombres un especial defecto;
Y el mío consiste en escribir poemas.
Me he liberado de mil ataduras en la vida,
Pero esta debilidad todavía persiste.
Cada vez que veo un delicado paisaje,
Cada vez que encuentro un entrañable amigo,
Levanto la voz y recito la estrofa de un poema
Y me maravillo como si un dios se hubiera cruzado en mi camino.

El agua, de arriba...

El agua, de arriba y de abajo, se reúne,
entre alas y ramajes, dispuesta a ser bebida;
el barro, que acabará siendo fruto,
todavía dormita indiferente al borde del camino.
¿Qué vibra en la hierba, qué se ciñe
al grosor de la antigua profecía en tubo,
fino conducto abierto en la trama
de tierra y cielo, suma de fronda y bandada?
¿A qué llamar hermoso, a qué erróneo,
dónde sopla el Este, con qué retardo o premura
si el viento parece venir de todas direcciones
y, en su espesor y altura, algo parecido al sueño

¿Qué busca el pez...

¿Qué busca el pez en el fondo? Revuelve
con su trompa el barro. ¿De qué luz
dispone, allá abajo? ¿De qué luz
dispone si hasta allá abajo no llega
ni un poco de luz? Escarba,
en lo profundo, en lo oscuro,
en el silencio. ¿Qué busca,
qué cosa busca, allá
en el fondo, sin luz que alumbre,
donde no se sabe si es día
o noche, bajo
el peso del mar que lo aplasta?
¿Tiene ojos? ¿No los tiene,
es ciego? Revuelve,
escarba, en el barro.
¿Qué busca? ¿Busca algo?
¿ O sólo es costumbre,

Pages

Subscribe to RSS - Número 24