Ir a Contenido
Octubre de 2006 - Año 3, No. 7 - 8

 

ÓMAR ORTIZ

Bogotá, Colombia, 1950

Poeta y profesor universitario, director de la revista Luna nueva. Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia 1995. Libros de poesía, entre otros: La tierra y el éter (1979), La muchachas del circo (1983), Un jardín para Milena (1993), El libro de las cosas (1995) y Diario de los seres anónimos (2002).


EL ERUDITO

Si uno se topa en la calle con un erudito seguro no puede diferenciarlo de un corredor de seguros o de un sastre. Pero si se golpea a su puerta entonces en seguida las diferencias saltan a la vista, porque el erudito nunca abre perdido como esta en sus doctas elucubraciones. Entonces se sabe que por más que se intente nadie puede arrancar al erudito de su objeto de estudio y hay que marcharse sin conocerlo. Por ello nadie puede definir a ciencia cierta cómo carajos es el rostro de un erudito.

 

RAZONES DE JURADO

Pregunta el Erudito:
¿De dónde saca Ortiz que puede ser poeta?
Si está sujeto el lírico
a cuidadosas normas,
a expresa preceptiva,
a sólida sintaxis,
a rima y consonancia,
y el pobre Ortiz ignora la mínima gramática,
es nula su retórica,
se enreda en la semiótica.
Tiene razón el docto:
mi escritura es un caos, cercana del delirio.
Blasfema, encabronada,
incumple puntuaciones,
escarnece los canones,
irrespeta los dogmas,
aborrece costumbres,
no se presta a ornamentos,
a menos que provengan de una fugaz muchacha
de acariciantes senos,
con su pubis inmerso en el centro del agua.


Regresar a la página principal