Ir a Contenido
Octubre de 2006 - Año 3, No. 7 - 8

 

Nicole Cage-Florentiny
François, Isla de Martinica, 1965

Es profesora de letras y español, anima talleres de escritura literaria y de terapia por escritura automática. En 1996, recibió el Premio Casa de las Américas por su obra de poesía Arco iris, la esperanza. En 1998 escribió su primera novela, C’est vole que je vole, a la que siguieron Confidentiel (2000, Ed. Dapper) y L’espagnole (2002, Ed. Hatier). Ha participado en numerosos festivales de poesía (Medellín, Macedonia, Rumania, etc). En 2002 recibió el Premio Oeneumi de poesía, en Macedonia; y en 2004 Premio de creatividad, poesía, en Líbano.


DÉJAME CREER

Y tú,
Olvida cuán graves son mis ojos
Cuán triste es mi corazón
Olvida, sólo un momento,
Las lágrimas que contengo
Ven,
Pierde tus ojos de ámbar
En mi geografía
Ven,
Saborea mis labios
Te mostrarán mi fiebre
Coge mis senos
Te dirán la leche con sabor a miel
Toma aquel cuerpo,
Verás la tierra, de la cual soy una parcela
Ven,
Mi canto te dirá las estrellas,
El susurro de la Vía láctea
La desmesura de los océanos
Ven,
Olvida cuán sola es mi alma
Como quiero olvidar
-Por el instante de una larga noche-
Que ningún hombre pudo oír
El silencio que me habita
Que ninguno supo tomar
Todo lo que sé brindar
Ninguno pudo comprender
Todo lo que soy
Como quiero olvidar
Que ninguno supo alcanzar mi sagrada llama
¡Ninguno sabrá tomar
La vía del sagrado fuego!
Déjanos creer
Que eres tú,
Para la eternidad de un parpadeo de noche
Déjanos creer
Qué eres tú,
Dios hecho hombre por mí
Venido a colmar toda hambre
A aplacar toda sed
Y hacerme olvidar
El triste canto de mi alma
Y hacer que olvide
El triste canto de mi alma...

MUJERES SOMOS

Mujeres
Cabezas bajadas
Violentadas entrañas
Mujeres
Por el peso de la Historia
De todas las historias
Mujeres
Tantas derramadas lágrimas
Tantos quebrados sueños
Mujeres
Despertadoras de arcos iris
Mensajeras del Cielo
Mujeres
Todos los sueños que llevamos
Son como tantos niños
Mujeres
Los niños que llevamos en el seno
Son nuestro himno a la vida
Y esas gastadas vidas
De guerras en genocidios
Y estos muchachos-soldados
Pobres lanzadores de piedras
Incendian nuestras conciencias
Nombran nuestra impotencia
Mujeres somos
Risa en bandolera
Esperanza en suerte
Mujeres queremos ser
Nosotras quienes damos a luz
Quienes tejimos el presente
Y forjamos el porvenir...

Regresar a la página principal