Ser extranjero...

II

Ser extranjero de un cuerpo
y sudar arena.
Ver a tu madre morir y estar seco.
Olvidar que el cuerpo es tormenta que espera.
Dormir sobre un péndulo mudo.
Abrazar a tus hijos pensando
en los países que ya no podrás ver.
Ser siempre el mismo forajido del tiempo.
Tener familia y casa y alguien esperándote
y estar ausente
siempre
de todas las palabras
de todos los ecos
lejos del deseo
y sin embargo
no fallar en la muerte.

Sección: 
Autor: 
María Casiraghi
Número: