Morgue

El final es de donde arrancamos.
T. S. Eliot

Porque todos los cuerpos
encierran una historia,

quisiste ser forense.

Así aprendiste que la soledad
es la piel fría
                                                           de una vieja puta

y que el amor
se hace más duradero dentro de un tatuaje:

los ojos leen aquello que las palabras tocan.
Y el silencio
                                                        anuncia la amplitud,
la vastedad de lo que no conoces.

¿Alguna vez pensaste que tu cuerpo
es sólo la envoltura
del gusano de seda de la muerte?

Su crisálida deja tras de sí,
tumbado en la camilla,

un cadáver
abierto.

Sección: 
Autor: 
Josep Rodríguez
Número: