La Trastienda

 


Mejor mi mundo de metal y sombra,
mi espejo inalterable y absoluto,
las cifras que traduce mi cerebro,
las palabras grabadas en mi cinta.
El "más o menos" para mí no existe,
no existe la canción ni la soberbia,
el blando dejo o el susurro aleve.
Conozco los secretos de las rosas
(que en gran parte provienen de que faltan
dos electrones negros en su órbita).
Estoy aquí, definitivamente,
ciudadano de todos los países,
sin número en la guía telefónica,
con el cetro espiral entre mis manos,
ebrio de lo pequeño y lo imposible.

Sección: 
Autor: 
Diego Calderón Jaramillo
Número: