Galope

Apareces
en el silencio de una habitación
de paredes blancas
y permaneces
intacta, firme y transparente
como el tronco que sostiene una flor
en medio de un mar de lágrimas.

Y cuando todo está en silencio
y no hay nada en mis poemas
tus ojos me descubren la metáfora
que estaba buscando
y me enseñan que la diferencia
entre “huida” y “libertad”
es, simplemente, la falta de puertas.

Y es que la palabra “paz”
nunca tuvo tanto sentido
como cuando hablo contigo
(o de ti):
que abriendo mis puertas detienes
con la misma fuerza
a todos aquellos que las quieren derribar.

Galopaste sobre mi suerte
con las crines sueltas al viento.
Y con la eternidad que concede
un paréntesis abierto
puedo afirmar que me harás sonreír siempre,
sin importar dónde,
porque todas las sonrisas del mundo
caben en mi maleta
si la hacen tus manos

Sección: 
Autor: 
Gloria Castro Ballester
Número: