Mi enfermedad / Ars Poética

Toso tan fuerte que podría expectorar mi corazón
mostrárselo a mis padres y convertir mi enfermedad
en un canto bermellón
en ganzúa
en poesía
Toso, se me infla la garganta
como los sapos
como los poetas
pero los cazadores ya no buscan poetas para sus extractos.
Toso, soy un sapo escuálido
toso
     toso
         toso
la fuerza viene de mi estómago débil y malcriado.
Toso, hago ruido. Escucho con atención a los ruidos experimentados.

La sangre sube a mi rostro, juego a contener la tos.
Me tapo la boca con la mano
               respiro
                    respiro
                          respiro
mis ojos están rojos y húmedos
pero la pluma diabólica acaricia mi laringe seca (otra vez)
                                     toso
                                           toso
                                                toso
aire, demonios, pelusas,
el fantasma de una pedazo de cerdo que comí y casi me mata.
“El Tunche se la quiso llevar”, le dijeron a mi madre.
                                                         toso
                                                             toso mi voz

Un géiser explota en mi boca
toso, mi saliva raspa, quema, hinca
toso una vez más
y escribo este poema.
 

Sección: 
Autor: 
Juliane Ángeles
Número: