Escrito en la arena

Escapa, débil niño, a la verdad de tu inocencia.
Gastón Baquero

No soy un inocente: conozco el poderoso
arrebato de frases que escribo con fruición
en la arena. Sé también del candor
que a veces las impulsa y del cansancio hostil
que me provocan su repetición y destino.

Lejos de mí la trasnochada inocencia: he vivido
bastante ya para saber del Hombre y la mujer y de Su Alteza
Serenísima enturbiando las aguas primordiales.
Más de una vez he visto la sangre y la traición, la tiranía
de un hombre o de un metal, la prisión, el exilio
y, por momentos sublimes, la Amistad y el amor
rescatando de la turbulencia a los náufragos.
He visto a los ahogados( Manolito el pintor, Tabito y la mentira
            familiar)
intentando llegar con dos brazadas de espanto hasta la orilla
donde afiebradamente yo escribo palabras en la arena.

En nada un inocente: siete madres he visto
parirnos de una ijada
descomunal una historia
deforme y retrasada.
A los hombres he visto pelearse por lo humano;
a unos y a otros he visto y, yo mismo, todos ellos he sido.

Inocente no soy, por eso escribo.

Sección: 
Autor: 
Jesús Barquet
Número: