Poema sin luz ni sombra

A las otras

 

Yo me fui de ti,
y todo fue como llegar a Dios
un día que no existe.
Quedé esperando por tus labios
bajo el invierno absurdo de abrazar el gesto.

Yo me fui a tu soledad
y el camino se hizo casi sombra al atardecer
y afuera me daban tus ojos
en el fondo del alma,
más abajo aún
que ese trozo de lugar donde alguien me espera.

Yo me fui del otro lado de tu risa
casi pequeño, con la lluvia amarga
detrás del jardín y las hormigas.

Yo me fui de ti un jueves,
o un viernes, o un lunes de octubre,
tan pobre de ti
que casi te olvido de un golpe.

Qué importa entonces que ande
oscuro de parques y ocasiones
esperando un día para quedar en ti
como una consigna.

Qué importa que seas mi Lucy
o mi Laura
o simplemente
el papel que estrujo y no recuerdo.

Yo estuve lleno de ti un día,
y sólo me queda
el pedazo de esa ausencia;
y soy tan pobre
que temo que aparezcas en mí
un día en que Dios
no exista.

Autor: 
Ray Faxas Fernández
Número: