Plegaria nocturna frente al mar

Olokun
abre tus brazos
concédeme un trozo de mar
donde guardar los secretos de mi lengua
y las palabras que abrirán los ojos de la noche.
no dejes que mi madre unte sus labios con la sal
de mis manos rotas
no me devuelvas a la turbamulta
los aplausos
los gritos de vivas en las plazas.
que mis palabras no teman encontrar
el camino del guerrero negro
que no besé antes de partir
salva su piel de los cuchillos
déjalo dormir en tus arenas
deja que encuentre mis pisadas.
Olokun   Madre Mayor
haz que mis huesos
no huelan a hierro sino a violetas y pájaros libres
concédeme un trozo de mar
donde no puedan partir
en dos mitades
mi lengua.
 

Autor: 
Niurka Valdés Rodríguez
Número: