Los lirios

Los lirios agonizan en el anaquel vacío
Desde su humilde locación
traen a la pieza un claro olor a infancia
donde niño y edad se deshacían en la mordedura del tiempo

Atraviesan la humedad    el peso    la lengua    la palabra
Son los lirios para mí
Para mí la flor
que atestigua su propio peso sobre mis últimas materias
con la vieja costumbre de acompañar al hombre
que pesadamente respira
desde la soledad de sus anaqueles
Otro ínfimo recurso del cuerpo
que se habitúa lentamente
a los silencios más antiguos de la sangre

Solidarios    los lirios se hunden en un rumor imperceptible
en un apenas fluir de la memoria hacia la piel
en una primera edad que aflora despacio
del amor al desaliento
Agonizan como si el mundo no conservara afuera
un ápice de belleza   
                                un corazón
                                                   una penuria urgente.

Autor: 
Maikel Rico Trujillo
Número: