Epitafio de la luz

1

Yo soy el aliento de todos los que buscan...

2

Sólo quien existe puede llamarse voz,
por eso los pasos huyen de mis ojos
cuando la hora del hombre me ilumina.

3

Todos nacemos en algo que nos hace resplandecer,
silenciosos de obediencia donde nunca será oscuro.
Pero yo permanezco a pesar de latir en nadie:
soy el agua que surca por los ojos de la noche.

4

Calla de estar infinito en el Dios de la voz luminosa y profunda.
Sueña que bajo sus alas rebuscan las manos eternas del cielo
para enseñarte la luz solitaria, perdida en mi ser milenario,
donde verás la verdad del amor que levita en lo oscuro de Dios.

Autor: 
Elías Henoc Permut Pis
Número: