Como los perros

Hoy vi morir un perro,
Casi ciego por la luz:
Por los azules rayos del destino.

Los perros tienen el recuerdo
Del hombre tan oculto en su olfato
Que la sal no los confunde en su nobleza.

Aun ante la muerte ciega:
Como un saco blanco fijo por la boca
O como una mordaz llovizna tumbándoles
Las patas traseras hasta caer, de cuerpo entero,
Sabiéndose culpables por el aire.

Autor: 
Carlos Enrique Riverón Rodríguez
Número: