Como los peces

Al escritor se ha preguntado. Al escritor perenne del espacio físico del aprendizaje y la provincia atroz con nombre de ciudad. Al escritor empobrecido por el oficio y por la crisis de los oficios honorables. Oficios que construyen una idea para el tiempo. Oficios herederos de una inclinación y que no son hechos para inclinación alguna.

Al escritor que no huirá se ha preguntado. Al escritor que no aspira ningún asentimiento de salón. Al escritor que le han dejado las verdades espinosas. Al escritor que no bebe cerveza de calidad porque no aspira ningún asentimiento de salón. Al escritor que no escribe, que no transita demasiado, que no conversa sino es de las verdades espinosas, que no publica.

Al escritor se ha preguntado sin voluntad, sin admiración.

Autor: 
Josué Pérez Rodriguez
Número: