Adentro

Algunos versos no caben en el pecho,
y por eso salen sin pedirle
permiso a las palabras.

Otros nunca salen, y quedan
como lágrimas mezcladas en la sangre.

Como antídoto certero ante el vacío.

Autor: 
Carlos Enrique Riverón Rodríguez
Número: