Plegaria para un adiós

Algún día me iré
Y dejaré este cuerpo, sobre la cama azul que tantas noches se tragó mis llantos
Me iré como la niebla, como un pájaro rojo, como un destello pequeño que
cruza el infinito
Será una despedida furiosa, con tempestades y gritos
Un tranquilo adiós, lleno de calma y silencio
Me olvidaré de todo, guardaré mi nombre
Quedaré impecable, sin bautizo ni credo
Volveré a ser virgen, primigenia, salvaje, profunda
Regresaré a mi casa, y todo este dolor se irá apagando
Convertida en niña nadaré en un útero caliente
Donde ningún sonido, donde ninguna luz, donde ningún horror llegue a
tocarme.
Alguna noche desvestiré mi piel y quedaré en los huesos de los huesos
Regresaré a la tierra
Solo seré ceniza.

Autor: 
Alejandra Lerma
Número: