Herejes de tinta

a los poetas

A todos, con quienes comparto el vino, la amistad, un café con poema, transito
montes, ríos y tertulias para encontrarlos en el paisaje del afecto y la palabra.

Imágenes, versos
última voz en la tormenta.
La piedra que duerme entre los rostros,
mojadura, pasiones y semillas.

El desgarro de un amor,
la madre ausente,
un puerto de hijos,
vino eterno .

Cuando abrevan los colmillos
un dolor de astilla
asoma en los alfiles de la noche.

El poeta agoniza
sobre las calaveras de su pluma,
expone la furia
el cuenco libertario
los tigres que murmuran la inocencia
premonitoria, sutil y vagabunda.

Quijotes de siglos y de harapos,
Herejes de la tinta

del caos luminoso
donde la luna

se quiebra o se comparte.

Autor: 
Norberto Barleand
Número: